Todo pasa, todo.
Sabemos que al principio vivimos las cosas mucho peor de lo que son, las sentimos así y confundimos lo que sentimos con la realidad, pero al final la experiencia nos enseña que las emociones van cambiando con el paso del tiempo, y que con ese cambio, nuestra percepción de la realidad también va cogiendo otras formas.
En los momentos en los que peor nos encontramos es cuando más tenemos que tener en cuenta esto, si queremos seguir sintiéndonos ancla aunque haya mucha marea, necesitaremos por lo menos ver algo de claridad, puede que no la sintamos ahora, pero por lo menos que podamos creer en que con el tiempo, como tantas otras veces o en tantas otras situaciones, iremos sintiendo otras emociones y por lo tanto veremos que aquello que parecía tan terrible, en realidad no lo era tanto.

Puede que haya alguna que otra tormenta a tu alrededor, pero no dejes que esta te arrastre y lo enfangue todo diciéndote que en esta ocasión será peor.

Seguro que si colaboras y sigues en la medida de lo posible con tu día a día, poco a poco descubrirás que sólo era una experiencia más, verás que como las otras, ésta también termina enseñándote que puedes con esto y con más. 

Confía, se te cierra una puerta y se te abren muchas ventanas.

No dudes que la vida siempre te hace favores, aunque al principio no puedas entenderlo así. 

Leave a Reply

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.