Pautas para manejar la impulsividad

Nos pasa, muchas veces pensamos y pensamos y al final estamos tan agotados que no pasamos nunca a la acción. En cambio, otras veces no nos detenemos a pensar ni medio minuto, nos dejamos llevar por nuestros impulsos y hacemos o decimos lo primero que se nos pasa por la cabeza.
Evidentemente no todo en la vida es pensar una eternidad para decidirnos, sin duda no lo es, hay cosas que es necesario y/o magnífico hacerlas espontáneamente, es más, esa espontaneidad es algo que nos caracteriza y que nos hace ser especiales, define en parte el quiénes somos. Pero aún así, aunque ser espontáneos puede tener aspectos positivos, muchas otras veces esa impulsividad nos genera situaciones desagradables o complicadas que no nos ayudan a gestionar la relación con nosotros mismos o con las personas que nos rodean.
Hay distintos síntomas que indican que tenemos algún problemilla con el control de nuestros impulsos:
  1. Cuando en general no somos capaces de controlar nuestras conductas y aunque sabemos que algunas de ellas son nocivas para nosotros o para las personas que nos rodean, las repetimos una y otra vez.
  2. Cuando reconocemos que en general no solemos pararnos a pensar antes de actuar, cuando nos reconocemos como unas personas impulsivas que no suelen pensar en las consecuencias de sus actos.
  3. Cuando sabemos que no nos conviene llevar a cabo una acción en concreto porque es dañina para nosotros pero al no hacerlo sentimos un gran malestar que nos empuja a actuar alejados del razonamiento.
  4. Cuando a menudo tenemos sentimientos de culpa, vergüenza o remordimientos después de habernos dejado llevar por nuestros impulsos.
  5. Cuando constantemente cambiamos de actividad, cuando no somos capaces de terminar algo porque ya estamos pensando en la siguiente cosa.
  6. Cuadno tenemos una baja tolerancia al aburrimiento y a la frustración.
  7. Cuando somos incapaces de organizar las cosas y vivimos en un constante “ya veré”, sin planificar nada.
  8. Cuando priorizamos más gustar a los demás que sentirnos en calma con nosotros mismos.
Hay algunas pautas que pueden ayudarnos a aumentar nuestro autocontrol:
  1. Aprender a parar y retrasar nuestra respuesta. Parar a pensar y decidir o responder más tarde.
  2. Reflexionar acerca de las consecuencias de nuestros actos y pensar en qué podríamos hacer y cómo.
  3. Detectar los estímulos que nos generan conductas impulsivas y tomar decisiones acerca de cómo necesitamos relacionarnos con ellos.
  4. Tener un teléfono SOS al que llamar cuando nos encontramos presos de la emoción y alejados por completo de la razón.
  5. Desarrollar conductas alternativas y a poder ser incompatibles con nuestra conducta impulsiva. Si por ejemplo es comer podemos ducharnos, pintarnos las uñas, pasear… hacer cosas que sean incompatibles con nuestra conducta impulsiva.
  6. Relajarnos, escoger alguna conducta que nos calme o aprender a respirar y hacerlo para reducir el impulso.
  7. Aumentar nuestro lenguaje interno para tener más mensajes tranquilizadores. Aumentar las autoinstrucciones, (distintos tipos de mensajes que nos ayudan a regularnos, a ser más conscientes de nuestros actos y a decidir mejor). Existen autoinstrucciones de diferentes tipos:
  • Autointerrogación: ¿Qué sería bueno que hiciese?, ¿Puedo hacerlo de otro modo?, Antes de hacer nada voy a pensar, ¿Tendría sentido hacer otra cosa?, ¿Qué he entendido?, ¿Si digo o hago lo que estoy pensando me estaré precipitando? 
  • Análisis de tareas: ¿Ahora en qué debo centrar mi atención?, ¿Cuál es el paso que he dado?, ¿Cuál es el paso siguiente?…
  • Autocomprobación: Repasar los pasos dados para ver si les encontramos la lógica…
  • Autorefuerzo: ¡Ánimo! ¡Lo estás consiguiendo!, ¡Lo estás haciendo bien!…
 
Por último, las personas que intentan hacer cosas para lograr tener autocontrol pero aún así no lo logran quizás sería bueno que se planteasen acudir a un profesional que pudiese facilitarle algunas pautas más personalizadas.

Leave a Reply

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.