No te dejes para después, tampoco lo hagas con tu tiempo.

Al final todo empieza por nosotros mismos.

Por querernos, por respetarnos, por saber quiénes somos, qué buscamos, qué esperamos encontrar, qué nos mueve, a qué aspiramos.
Hasta que no nos detengamos a conocernos cualquier viento nos arrastrará.
Hasta que no valoremos dónde queremos estar y dónde no seguiremos perdiendo tiempo y cada vez estaremos más perdidos.

¿Quién eres?

¿Qué te mueve?

¿Que te apaga?

¿Dónde estás?

¿Cómo te sientes en ese lugar?

¿Qué necesitas para cambiar tu realidad?

¿Qué depende de ti?

¿Qué está en tus manos para hacer que tu realidad tenga más que ver contigo?

¿Hasta qué punto te escuchas a ti para tomar decisiones?

¿Hasta qué punto el rumbo de tu vida es tuyo?

¿Hasta qué punto estás dejando que otros decidan por ti tu día a día? 

Hasta que no te valores a ti por encima de los demás no valorarás tu tiempo. Hasta que no valores tu tiempo no harás nada con él.
El tema es que si existe una verdad universal en la vida es que la vida es finita, para todos y en todos los lugares del mundo.

¿A qué esperas para empezar a invertirlo en ti? 

No te dejes para después, tampoco lo hagas con tu tiempo.

Leave a Reply

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.