Nada es para siempre, pero lo que se cuida dura un poco más.

Pues eso. Que si algo es evidente es que al igual que pasa con los objetos, las personas duran más si las cuidamos.
Nosotros mismos duramos más si nos cuidamos, y las relaciones también.


Tengo una imagen preparada para otro día que dice así: “El amor no muere por causas naturales, muere por negligencia y abandono”, (os revelo el texto de la imagen, pero no el contenido, otro día). La cuestión es que puede parecer una obviedad, pero si algo he aprendido en mi ejercicio profesional es que la obviedad no existe en ningún sitio más que en nuestra cabeza. Las personas necesitan motivos de peso para permanecer a nuestro lado, es cierto que hay casos en los que somos una estupenda pareja y la otra persona se va, (es evidente que nuestro modo de ser una bonita pareja no les es suficiente, y también es de esperar que lo ha ido pensando sin comunicarnos nada, eso también pasa).

Quiero decir con esto último que no se si os estoy liando, que a veces las personas no se comunican, (un gran acto de negligencia dentro de las relaciones), que no expresan lo que sienten, lo que no les agrada o lo que necesitan, y en esos casos, por mucho que seamos la pareja o el amigo 10 pues no nos estaremos enterando de que para la otra persona no llegamos ni al 5. 


Bien, esos casos existen, pero en la mayoría de los casos, cuando alguien se va de nuestra vida es porque no estamos dándole los motivos suficientes para permanecer.
¿Sabes qué necesita la otra persona para sentirse bien a tu lado?

¿Le has preguntado qué necesita para sentirse valorad@ y priorizad@?

¿Tienes en cuenta sus deseos? ¿Les das la importancia que tienen?

¿Hasta qué punto crees que cuidas a la otra persona?

¿Hasta qué punto estás colaborando para que no imagine dejar de compartir la vida contigo?

Puede que no podamos controlar la eternidad de una persona a nuestro lado, tampoco podemos hacer que alguien dure vivo toda la vida, la finitud es una realidad, (para todos), pero lo cierto es que podemos hacer, y mucho, para que alguien nos valore y elija. Si te cuidas durarás más, si le/la cuidas durará más. ¡Ya tardas en preguntar si lo estás cuidando bien! Y si la respuesta es que no, toma papel y boli y anota todo lo que estás descuidando, a partir de ahí, ponte manos a la obra,

¡el tiempo es oro! 

Leave a Reply

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.