Escoger bien cambia vidas. 

No compartimos la vida con las personas para que nos quieran un rato sí y otro no.
No compartimos nuestro tiempo con las personas para que sólo nos valoren, atiendan, cuiden y traten de hacer feliz cuando les apetece como último plan.
No hay que aceptar ser el último plan de nadie. Si lo detectamos y aún así nos mantenemos ahí dejaremos de gustarnos y la vida, poco a poco dejará de tener sentido para nosotros.
Hay personas que no nos eligen, que no nos valoran y que tampoco valoran cómo hacer para mantenernos en su vida.

Las hay, ahora bien, ¿que existan quiere decir que nosotros valemos poco? 

¿Que alguien nos suela dejar para después habla de quién somos?

¿Su conducta habla de cuánto valemos? 
No. No. Y no.
Si algo habla de nosotros es cómo nos sentimos, cómo actuamos, qué permitimos, qué callamos, con qué nos conformamos… a qué y quién le dedicamos nuestro tiempo.

Escoger bien cambia vidas. 

Leave a Reply