El placer y la recompensa del dar y recibir

La verdad es que tener grandes amigos es una maravilla, con ellos puedes compartir experiencias y conversaciones, intercambiar opiniones que te ayudan a crecer, ver cosas que quizá no ves, ampliar miras, resolver cosas que te resultan complicadas, reír, llorar si eso es lo que necesitas, etc.
Con la frase de hoy he recordado a una de mis grandes amigas, a Anita, a la malagueña.
Suelo recordar a mis amigos a menudo, me gusta pensar en ellos y en la suerte de tenerlos, hay que ser consciente de lo que tenemos y valorarlo. Uno se siente mejor cuando es consciente de lo afortunado que es.
Bien, con Anita, en muchas de nuestras conversaciones ha salido el tema de la confianza para dar sin pedir, para dar sin que el otro te de la mitad de lo dado, para saber recibir, etc. Y es que como ella decía, si hay buena intención por ambas partes, el “dar y recibir” siempre estará en equilibrio, así que las dos creíamos que al fin y al cabo, uno es como es, y tiene que dar lo que daría sin pensar previamente en si el otro, se lo daría a él o en si se lo dará en otro momento. Puedes dar mucho durante una época en la que otros necesitan ese apoyo, puedes darles y que ellos en ese momento no tengan mucho para ofrecer porque quizá, en esos momentos, ellos sólo necesitan volver a obtener.
Puedes dar cuando otros más lo necesiten obteniendo entonces “poco” a cambio. En otros momentos, podrás ser tú quien no pueda hacer más que recibir, y será cuando ellos te den a ti. En otros momentos, sentirás que lo que das lo recibes al mismo tiempo y casi en la misma cantidad.

Cuando uno hace un favor, sin duda no debe esperar a que se lo paguen, eso no es un favor, eso es otra cosa.

11953124_386506078226784_62913121610487746_nCada uno, tiene en su naturaleza una forma de dar u otra, no todos damos lo mismo que nos dan, unos dan más, otros menos, o igual, pero no del mismo modo que nosotros lo ofrecemos, o no las mismas cosas.
Si eres de dar, da, hazlo porque serás tú, independientemente del otro, estarás siendo fiel a ti mismo.
Hazlo porque mantendrás tu esencia, independientemente de que los demás puedan tener otra.
Hazlo porque lo que das te lo das a ti mismo y porque lo dado, la vida te lo devuelve de un modo u otro.
Se agradecido con lo que la vida y las personas que en ella encuentras te ofrecen.
Da valorando que algunos, no tienen a quién dar y quisieran poder hacerlo.
Da, valorando que hay quien da más de lo que puede dar.
Da.

 

 

Leave a Reply

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.