El miedo siempre está dispuesto a ver las cosas peor de lo que son

Todos hemos tenido, tenemos y/o tendremos miedos.

Aún no he conocido a nadie impasible completamente ante ciertas situaciones que considera desconocidas o complicadas de abordar.


El miedo forma parte de la vida, forma parte del día a día. Nos lanzan a diario mensajes de cosas en las que deberíamos preocuparnos. Algunos de esos mensajes son poner una alarma en casa por si a caso entran a robar y nos dañan, contratar seguros médicos por si enfermamos, comprar la ropa de tendencia para poder estar a la moda, (no sea que nos rechacen por ello), hacer dieta para coincidir con el canon de belleza, (de nuevo para obtener la aprobación)… Nuestros padres, familiares y amigos cercanos también tienen miedos, y también nos los contagian, “Llámame para decir que has llegado bien”, “no vayas sola”, “vamos al médico no vaya a ser algo grave, (digo cuando sabemos que no lo es), “no insistas no vaya a rechazarte por pesado/a)…

Vivimos de algún modo en la cultura del miedo y las personas caemos en esa trampa. “Necesitamos” mil cosas, nos lo decimos y terminamos creyéndolo. Como llegamos a creer que lo necesitamos empezamos a intentar controlarlo todo, pero hay tantas cosas en la vida que escapan a nuestro control…

 

El miedo existe, y no es que no haya que tener miedo a nada, en absoluto, pero ¿la mayoría de tus miedos son realmente tan graves como tus los vives?
Lo que necesitamos es aprender a ver las cosas como son, a no dejarnos llevar por nuestras emociones, a no creer que las cosas siempre son como las sentimos. Necesitamos aprender que todo lo que pensamos no es cierto, igual que todo lo que nos asusta no tiene porqué ser tan grave, quizás incluso no lo es en absoluto, quizás algún día nos tocará vivirlo y comprobaremos que no es el fin, que no morimos, que también podemos con eso, que somos más valientes de lo que a veces creemos, que podemos con más cosas de las que imaginamos. El miedo siempre te dirá las cosas peor de lo que son. Aprende a decirte la verdad.

Leave a Reply